La Voz del Ciudadano General Una vida de austeridad y miserias
Lunes, 09 de Enero de 2017 19:34

Una vida de austeridad y miserias

Las gentes soportamos todo, “Una vida de austeridad y miserias”, hasta las putadas más increíbles, porque unos cuantos políticos sin escrúpulos y otros empresarios acumuladores de riqueza obtienen unos sueldos con ganancias estratosféricas. Acopian sin ninguna decencia minutas dinerarias y dejan en la estacada a los más débiles, sabiendo que sus elevados sueldos van en menoscabo de los más desfavorecidos. Dejan que vivamos solo de ilusiones, nos dan un sueldo raquítico y nos dejan muy poco margen de maniobra para adquirir nuestro sustento. Esas honradas expectativas a que todos tenemos derecho se truncan porque una cuadrilla de desvergonzados e ineptos nos marcan la ruta a seguir desde nuestro nacimiento. Aunque haya excepciones…, es muy raro que triunfe un humilde talento. Es cierto que siempre ha habido pobres y ricos, creyentes o no creyentes, pero poca gente seguimos el camino del bien, el vivir en paz y procurando no hacer daño al prójimo…

¿Por qué nos devoramos unos a otros y damos al pobre solo unas migajas…? No acostumbro a mirar el pasado si no es para estudiarlo como referencia, aunque debemos reconocer que nos es muy útil para mejorar el presente y el futuro. La Edad Media ya no volverá ni falta que hace, hubo muchas injusticias, en aquélla época sería muy duro vivir. Los amos eran omnipotentes, los pobres eran sus esclavos y humildes corderitos. Era duro no tener recursos o soportar ser un campesino. Tenían que soportar toda una vida miserable, trabajo penoso y muchas gachas para abastecerse de calorías…, además al ‘señor amo’ se le permitía entrar en sus casas la noche de bodas, porque tenía derecho a pasarse por la piedra a la recién desposada, (“derecho señorial o de pernada”) antes de que el matrimonio entre campesinos pudiera consumarse. Dice la leyenda que había que entregar a la vergonzosa novia en el castillo, donde se veía obligada a sacrificar su virginidad con su brutal amo. “derecho de la primera noche”

Los viejos libros explican la sabiduría para apartarnos del egoísmo grosero y salvaje de aquel entonces, para apartarse de las luchas del mundo y transcurrir sin inquietudes nuestro breve tiempo que Dios nos permite vivir. Son libros sabios que nos invita como librarnos de la violencia, desechar los deseos demoniacos y hasta olvidarlos. Pero tal como está la vida, en estos tiempos sombríos y malvados, seríamos unos privilegiados transitar por caminos libres de obstáculos. El cuento de Navidad de Charles Dickens se hace presente al final y comienzo de cada año, con expectativas reconfortables y familiarmente conocidas. Es un placer creer en la idea de que tenemos un gran futuro, hay algunos instantes, que se genera una imagen esperanzadora en nuestra mente. “El mundo bien vale una misa o un bienaventurado cuento”

En cuestiones de política, no tengo dudas de que nunca jamás deberían humillar al desheredado con una ideología egoísta trasnochada y llena de mentiras, ni tampoco acomodar sus ideas apoyadas en falsedades, tal como actualmente hacen estos políticos ambiciosos,  que con la avaricia de dirigir nuestros destinos y engordar de dinero sus bolsillos mienten más que hablan. Cuando las  personas sufren, por no tener trabajo, salud o bienestar, hay que tratarles con exquisita humanidad. El dirigente debe procurarles los medios económicos para que por lo menos puedan subsistir. En la herencia de los refugiados políticos que abandonaron forzados sus tierras, por las guerras, la política o la miseria, hemos llegado a la parsimonia y les estamos negando su derecho de asilo, sabiendo que aunque sean acuerdos precarios, sí que existen compromisos internacionales para atender a éstas víctimas

El árbol no nos deja ver el bosque, cuando Europa entera, incluso España, carecemos de la solidaridad suficiente para esas gentes con familias enteras destrozadas. Nuestras políticas son austeras y muchas veces erróneas, pero hemos de hacer un hueco para esas personas. Alternativa para Alemania, no ha tardado en sacar provecho de los ataques terroristas de Berlín. “Son los muertos de Merkel”, manifestó su líder el pasado lunes, Marcus Pretzell. El terrorismo llegó a Alemania mucho antes de este atentado tan horrible y tan cobarde, sin duda ha sido trágico, pero culpar de ello a los refugiados sirios, es acabar con el objetivo de averiguar cómo terminar con el terrorismo y evitar atentados en el futuro. Hace un tiempo, cuando en el sur de Europa nos quejábamos de la presión de los refugiados, todos los demás países del continente, que no tenían este problema  hacían oídos sordos. Como el terrorismo causa miedo y en ello nos va nuestra existencia, lo más probable es que haya una unión verdadera y con más efectividad, que es lo que deseamos las personas de bien

Por otra parte, si los países demócratas no se ponen de acuerdo en asistir a los refugiados y como combatir el terrorismo, seguirán afilándose las uñas el tolitarismo de los ultras, da lo mismo que sean de izquierdas o de derechas. Ya lo estamos viendo cómo actúa la ultraderecha en Berlín, la falta de organización de las democracias están propiciando el auge del activismo antisistema. Es tremendo observar como los partidos de extrema derecha propagan la violencia xenófoba en toda Europa. Hemos recibido una gran lección del ataque terrorista a Berlín que puede ser muy beneficiosa: Un camionero de nacionalidad polaca, plantó cara al terrorista hasta la muerte, este hombre nunca fue bien recibido en Europa, ni tampoco había sido invitado a entrar en Alemania por Ángela Merkel…

Autor: G. Ortiz                                                                                                             miércoles, 4 de enero de 2017

Dejar comentario

Asegúrese de introducir la información requerida cuando se indique(*).
Código HTML básico está permitido.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Política de cookies +