La Voz del Ciudadano Política La barbaridad del no
Martes, 26 de Julio de 2016 20:32

La barbaridad del no

‘El no es no’, para el idioma español y casi para todas las lenguas. Desde el 20-D pasado El Sr. Sánchez lleva contabilizados en seis meses un sinfín de negaciones imposibles de cuantificar con “la barbarie del no”. Buscar el apoyo para formar el gobierno que tanto necesita España, tiene unas peculiaridades sorprendentes que implican a unos políticos no cualificados para gobernar. Estos señores están demostrando unas despreciables ambiciones personales y de partido, no tienen en cuenta las necesidades de un país mucho tiempo sin un gobierno titular, y esto ya va siendo muy peligroso. Muchas gentes pensamos y dudamos, que de estas guisas pueda salir algo bueno. El insulto y el desprecio de Pedro Sánchez y Rivera que avivan hacia el PP y sus votantes se pueden transformar en odio entre españoles

Ha llegado el día, en  que estos aprendices de político deben dar la cara para que nuestro país encuentre un gobierno estable. Mariano Rajoy y su partido se han quedado insolentemente solos, quizá se deban auto inculpar y preguntarse a que es debido... Estamos esperando una heroica actuación de este gran personaje que ha sacado mayoría de escaños y votos en las Elecciones Generales del 20-D y el 26-J y no le han servido casi para nada. Rajoy es un perro viejo y siempre ha salido triunfante imponiéndose a sus rivales más directos. Sabemos todos que no tiene atractivo mediático, pero dispone de una gran capacidad y una mente llena de experiencia que sus oponentes no tienen. El presidente en funciones lleva mucho tiempo dedicado a la política y goza de un plus de seguridad. Este hombre lleva por sus venas sangre de estado, al contrario de sus competidores

Este hombre, con sus defectos y sus virtudes casi todos lo dábamos por amortizado, hasta incluso en su partido, donde ya se buscaban candidatos para su relevo, si se hubieran cumplido las encuestas y el partido Popular estuviera hoy con 120 escaños. No ha sido así, y pasa por ser el epicentro con posibilidades de formar gobierno. Se observa que en los últimos días se ha instalado un cierto pesimismo en el partido: A pesar de sus 137 escaños, con una gran diferencia hacia a sus  perseguidores, siguen siendo todavía escasos para  conseguir una gobernabilidad con suficiente estabilidad. Si el PSOE y Ciudadanos se mantienen en no prestar apoyo al PP la investidura será imposible, con lo que se puede asegurar que vamos camino de unas terceras elecciones en menos de un año

Parece que hay quienes no desean unas nuevas elecciones, pero nadie trata de evitarlas. ¿A quién interesan unas terceras elecciones, dejando en la estacada deberes por cumplir, pensiones, techo de gasto en comunidades, déficit del Estado, presupuestos para hacer funcionar el País etc.….? Solo sería necesaria una dosis extra de sensatez de Rajoy, Sánchez y Rivera. Especialmente quien tiene más responsabilidad es el líder de Ciudadanos Albert Rivera aunque solo tenga 32 escaños. Lo de este personaje clama al cielo, y es que cada día prepara más obstáculos en su pretensión de acojonar al PP, nunca pensando en el bienestar español, y pactando con unos y otros dando bandazos sin ton ni son. El Sr. Rivera está defraudando, ha tenido actuaciones políticas muy pobres, poco afortunadas y por eso el electorado les ha castigado. Si en las elecciones del 26-J, el PP mejoraba sus resultados, le bastaría contar con el PSOE para gobernar, sin necesidad de lograr acuerdos con el partido de Rivera, pero los socialistas no colaboran

Un odio visceral del PP hacia Ciudadanos se siente y se adivina. Los dos millones de votos que obtuvo ese partido, lo han hecho porque de manera consciente no querían volver a votar al Partido Popular, lo que debería hacer el partido de Rajoy es una profunda reflexión de cómo entender las razones de esos votantes. Al ser Ciudadanos un partido de centro derecha, con caras de no haber roto nunca un plato, eso no les ha bastado para esconder sus inexperiencias. La pena se la han impuesto sus votantes por aquel pacto que protagonizaron con las izquierdas del PSOE. Me temo que tal como están las cosas, el “de aquí no me muevo”, de Rivera, les puede pesar en el futuro como una losa y pueden acarrearles muchos perjuicios. Sus votantes le han dicho que mueva ficha y él ni caso…

Los contactos en la sombra que de seguro se están manteniendo, por lo menos por los partidos más votados, no están dando sus frutos. Aunque no trague a Rajoy, Rivera si consintió el nombramiento de Ana Pastor en la presidencia del Congreso, a pesar de lo que digan desde Moncloa y de que haya periodistas que les compren sus mentiras. El “de aquí no me muevo” de Rivera, no puede condicionar su futuro, y si lo hace, puede acabar quemándose en la hoguera ante unas terceras elecciones. Todos pensamos que si en la investidura se rompiera la disciplina de voto de partido y de forma secreta, si podríamos tener el correspondiente gobierno. ¿Nadie se lo plantea…?

Autor: G. Ortiz                                                                                                martes, 26 de julio de 2016

Dejar comentario

Asegúrese de introducir la información requerida cuando se indique(*).
Código HTML básico está permitido.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Política de cookies +