Sábado, 25 de Junio de 2016 09:28

Como conseguir una incapacidad laboral

En un momento determinado nos podemos encontrar con que desgraciadamente suframos un accidente o bien tengamos una enfermedad que nos impida trabajar, y por tanto después de haber estado sometido a tratamiento médico y haber sido dado de alta médicamente existan unas reducciones anatómicas o funcionales graves, previsiblemente definitivas que disminuyen o anulan nuestra capacidad laboral.

incapacidad trabajadorLos requisitos para poder optar a una pensión de incapacidad permanente son:

  1. No tener la edad prevista en el apartado 1.a) del artículo 205 de la LGSS en la fecha del hecho causante o no reunir los requisitos exigidos para acceder a la pensión de jubilación contributiva del Sistema, si la incapacidad deriva de enfermedad común o accidente no laboral.
  2. Estar afiliadas y en alta o en situación asimilada a la de alta
  3. Tener cubierto un período previo de cotización, si la incapacidad deriva de enfermedad común. El período de cotización exigido varía en función de la edad del interesado:

A) Si es menor de 31 años de edad:

    • Período genérico de cotización: la tercera parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 16 años y la del hecho causante.
    • Período específico de cotización: no se exige.

B) Si tiene 31 o más años de edad:

    • Período genérico de cotización: un cuarto del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 20 años y la del hecho causante, con un mínimo, en todo caso, de 5 años.
    • Período específico de cotización: un quinto del período de cotización exigible debe estar comprendido:
      • En los 10 años inmediatamente anteriores al hecho causante o
      • En los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar, si se accede a la pensión desde una situación de alta o asimilada, sin obligación de cotizar. Lo dispuesto en este párrafo se aplicará, igualmente, a quienes, sin haber completado el período específico exigible, causen la pensión desde una situación de alta, con obligación de cotizar cuando dicha situación proceda de otra inmediatamente anterior de alta o asimilada al alta, sin obligación de cotizar.

Una vez el médico nos da el alta puede ocurrir que la Seguridad Social nos proponga para una incapacidad permanente, bien por agotamiento del plazo o por encontrarse en una situación constitutiva de dicha incapacidad, o bien incluso a petición de entidades colaboradoras o bien que la solicite el propio interesado.

Si la pide el enfermo tendrá que solicitarla por escrito aportando la documentación médica que acredite su situación.

Toda la documentación junto con el escrito será revisada por el EVI (Equipo de Valoración de Incapacidades), quien formulará dictamen-propuesta teniendo en cuenta el informe elaborado por su equipo médico. Posteriormente se dictará una resolución por parte del INSS declarando o no la situación de incapacidad y el grado, la cuantía de la prestación, y el plazo para su revisión.

En el supuesto de que la Seguridad Social deniegue dicha incapacidad tendremos un plazo para presentar reclamación administrativa previa contra la resolución denegatoria, y en el caso de que dicha reclamación sea desestimada podremos presentar demanda ante la jurisdicción laboral. En estos casos es muy conveniente que desde el primer momento usted acuda a un abogado especialista en incapacidades.

Mª Dolores Ortiz (Abogada)